*

X

Cómo vivir como si estuvieras en "hongos mágicos" (sin haberlos tomado)

Psiconáutica

Por: pijamasurf - 01/26/2018

Estudios muestran que más que las sustancias, lo que produce los beneficios duraderos de los psicodélicos son las experiencias místicas

En los últimos años la medicina psicodélica ha vivido un renacimiento, con resultados sumamente optimistas. Líderes de esta nueva ola son los estudios de la Universidad Johns Hopkins, particularmente con hongos alucinógenos (psilocibina). En una investigación, 15 personas tomaron psilocibina entre dos y tres veces y 12 de esas personas lograron dejar de fumar después de sus experiencias, un índice de éxito que supera cualquier otra terapia. El secreto: los participantes tuvieron experiencias místicas que le dieron significado a sus vidas. 

Anteriormente, antes de la prohibición, el LSD había tenido un prometedor éxito en hacer que individuos alcohólicos dejaran de beber. De nuevo, lo vital había sido la experiencia mística que permite encontrar un significado, sentido o una conexión con un poder superior. 

Olga Khazan escribe en The Atlantic sobre lo que aprendemos de estas experiencias y cita a Matthew Johnson, profesor de Johns Hopkins, quien le dijo que:

las personas no necesitan necesariamente tomar psicodélicos para liberarse de sus patrones mentales destructivos. Puede pasar con cualquier tipo de experiencia mística -del tipo que cambia todo lo que le sigue-. Vivir en un país extranjero, dar a luz, enamorarse y demás pueden acercarse al poder que tienen los psicodélicos de reconfigurar el cerebro, al menos en algunas personas.

El académico de la esoteria, Erik Davis, ha notado que lo que está haciedo la nueva medicina psicodélica en realidad es crear un protocolo científico para una experiencia mística y religiosa -que es lo que realmente sana-. En los estudios los pacientes no sólo reciben dosis de psicodélicos, también son expuestos a música religiosa y arte visionario. La ciencia busca sintetizar lo místico.

De aquí entonces que podamos rescatar de todo esto una idea de poder cultivar los beneficios de las experiencias psicodélicas transformadoras sin utilizar estas sustancias, o cómo vivir como si estuvieras en hongos sin haber tomado hongos. La clave, de nuevo, está en encontrar significado, y en buscar cosas nuevas y desafíos con una renovada capacidad de asombro. Esta actitud es como una plantilla que hace posible el encuentro con lo místico o numinoso, o con el amor y la magia. Asumir que la vida tiene sentido y que lo maravilloso puede ocurrir en cualquier momento. No se trata de estar esperando que ocurra, sino más bien de confiar, respirar y poner atención. Como dice la frase, lo divino está en los detalles. Y más aún, lo divino está en la mirada que pone atención a los detalles. 

 

Lee también: 10 formas de elevar la conciencia sin la necesidad de usar psicodélicos

Misteriosamente, la ketamina sólo es antidepresiva cuando la administra un hombre (en el caso de ratones)

Psiconáutica

Por: pijamasurf - 01/26/2018

La ketamina es una sustancia que tiene un alto potencial para tratar la depresión, pero en experimentos con ratas no fue efectiva cuando las mujeres son las que la administran

Un experimento con extraños resultados sugiere que, al menos en ratas, la ketamina sólo tienen efectos antidepresivos si es administrada por hombres. Los científicos estudian el hecho, aún misterioso, de por qué la ketamina, una sustancia primero utilizada como anestesia y luego como una droga recreacional, es tan efectiva para el tratamiento de la depresión, superando fármacos de última generación en personas severamente deprimidas.   

La forma en la que los experimentadores miden la capacidad antidepresiva de una sustancia en ratones es a través de una prueba bastante ingeniosa. Se les inyecta la sustancia y se les hace luego una prueba de nado forzado. Los ratones nadan en un tanque y los experimentadores miden hasta qué punto se dan por vencidos y esperan ser rescatados. Los antidepresivos, se ha encontrado antes, hacen que las ratas sanas naden más tiempo que aquellas que no han recibido sustancias.

En el caso mencionado, la investigadora Polymnia Georgiou de la Universidad de Maryland notó que, extrañamente, cuando inyectaba a los ratones ketamina no estaba teniendo los resultados que habían sido observados en otros laboratorios. Curiosamente, cuando investigadores de sexo masculino administraban la sustancia, las ratas sí disfrutaban de los efectos positivos de la ketamina y nadaban más. Los investigadores sospechan que tiene que ver con el olor, ya que cuando se colocaba una camiseta usada por un hombre a un lado de la ketamina, la sustancia tenía los efectos antidepresivos. Cuando no había rasgo alguno de olor, no había efectos. En el caso de otros antidepresivos, el olor no parece hacer una diferencia. Así que los investigadores plantean la posibilidad de que se trate de alguna interacción entre el olor masculino, la ketamina y el cerebro del ratón.

Estudios previos encontraron que los ratones se estresan más cuando son manejados por investigadores de sexo masculino. Otros científicos dudan de que este experimento tenga relevancia, es decir, que tenga importancia el sexo de la persona que suministra la ketamina. La ketamina está siendo probada de manera preliminar para tratar la depresión en los seres humanos. ¿Importará el sexo de la persona que la administra?

 

Con información de Scientific American