*

X

Sigue esta meditación para calmar la ansiedad

Salud

Por: pijamasurf - 12/01/2017

En vez de malgastar la energía en pelear contra la ansiedad, es cuestión de hacer las paces tanto con los aspectos negativos de tus emociones como con los positivos

Se dice que la ansiedad, trastorno fuertemente relacionado con la depresión, es la nueva epidemia que azota actualmente a la población mundial. Sus síntomas pueden rondar en la psicosis, y sus consecuencias, en la muerte. Frente a esta epidemia, se introdujeron tres principales ansiolíticos, fármacos a los que se les conoció por sus efectos somníferos y anhedónicos, y terapias de electroshock. De alguna manera, estas fueron medidas que no sólo asustaron a los pacientes sino que también redujeron la popularidad de tales sustancias. 

Ahora, tras décadas de investigación al respecto, los especialistas en la salud promueven otras medidas para reducir la incidencia de ansiedad en las personas. Entre ellas se encuentra un cambio en el estilo de vida que implique una mayor actividad física, alimentos equilibrados y naturales, el consumo adecuado de agua, actividades que fomenten la filantropía, y una práctica regular de meditación. 

Esta última práctica, la de la meditación, implica un análisis de las sensaciones asociadas con la angustia y ansiedad: desde los estímulos desencadenantes hasta métodos orgánicos -las respiraciones profundas- para regular los síntomas. Los maestros promueven la meditación como herramienta terapéutica para traer a la conciencia el origen de la ansiedad, que puede estar en emociones reprimidas, creencias irracionales, pensamientos y recuerdos. Sin embargo, cuando se pone en práctica la meditación es importante no tratar de forzarse para encontrar el origen o el significado de la ansiedad, sino intentar descubrir el verdadero yo.

Es decir, se trata de reconocer cualquier cosa que exista en el interior, y que su mismo reconocimiento ayude a tranquilizar y producir la plenitud del ser. Por lo tanto, en vez de malgastar la energía en pelear contra la ansiedad, es cuestión de hacer las paces tanto con los aspectos negativos de las emociones como con los positivos. Esto sucede gracias a que la práctica de la meditación procura explorar intencionalmente la experiencia de la ansiedad desde la tranquilidad, la paciencia y la sensación de bienestar. Es decir, que una vez que la persona se encuentre en un lugar mental seguro, pueda traer a la memoria aquel evento que pudo causarle una crisis de ansiedad. Esto ayudará a recuperar energía y tiempo para explorar el Ser desde el bienestar. Para lograrlo, escucha el siguiente audio: 

Estudios sobre daños a la salud del azúcar eran conocidos desde hace 50 años pero fueron ocultados por la industria

Salud

Por: pijamasurf - 12/01/2017

Investigación muestra que una organización fondeada por la industria azucarera ocultó información desde 1965 sobre los efectos nocivos del consumo de azúcar

Esta semana se ha dado a conocer información que muestra que la industria azucarera ocultó desde hace más de 50 años información que delataba los fuertes daños a la salud que produce el azúcar. En esto, el diario El País encuentra un paralelo con la industria del tabaco, que notoriamente también ocultó información sobre los efectos nocivos del tabaquismo y fondeó una campaña de lobby entre políticos y científicos para favorecer sus intereses. Cuando el gobierno de Estados Unidos descubrió estos tejemanejes hace unos años, basó su litigio en contra de  la industria del tabaco justamente en el ocultamiento y perversión de información relacionada con la salud pública. El País cree que algo similar podría ocurrir con las azucareras.

Hace unos días se publicó un artículo en la revista PLOS Biology en el que participan Cristin Kearns y Stanton Glantz, investigadores de la Universidad de California en San Francisco. Según explican los investigadores, la Sugar Research Foundation (SRF), conocida actualmente como Sugar Association, "financió secretamente" en 1965 una revisión en el New England Journal of Medicine que descartó evidencia que vinculaba el consumo de azúcar a los niveles de grasa en la sangre y por lo tanto a enfermedades cardíacas. Esta misma fundación pseudo-científica, que fue fondeada por empresas, luego realizó estudios con animales para estudiar estos vínculos, pero cuando los resultados encontrados mostraron un mayor nivel de colesterol en ratas alimentadas con azúcar frente a otras alimentadas con almidón, se detuvo la investigación y nunca se publicaron los resultados. Evidentemente la industria azucarare decidió proteger su negocio sin reparar en el enorme problema de salud pública que se estaba gestando y que apenas en las últimos años se está discutiendo públicamente a la luz de la contundente evidencia que asocia el alto consumo de azúcar con el incremento de enfermedades modernas.

La científica de Yale, Dana Small, entrevistada por El País, ha señalado que este tipo de prácticas en cierta forma continúan. Small señala que en su experiencia, cuando los resultados de investigaciones van en contra de los intereses de la industria, los fondos son retirados y en ocasiones el material de trabajo es incluso confiscado. 

Algunos analistas consideran que la industria azucarera tiene una importancia económica demasiado grande, por lo cual lo mejor será encontrar acuerdos para que las compañías reduzcan radicalmente los azúcares añadidos a sus productos en los siguientes años, algo que muchas compañías ya se encuentran haciendo.