*

X

Sacerdotes japoneses observaron rastros del cambio climático desde hace 6 siglos

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 12/31/2017

Todo comenzó al monitorear la evolución del clima como parte de la leyenda acerca del dios Takeminakata que cruzaba el lago para visitar a la diosa Yasakatome

En los Alpes japoneses hace más de 600 años, los sacerdotes Shinto del Lago Suwa predijeron algo terrible que sucedería en el planeta: el calentamiento global. De acuerdo con el ecologista acuático de la Universidad de Wisconsin, John Magnuson, los antiguos sacerdotes recaudaron evidencia científica de este síndrome planetario desde 1443; y les bastó tanto con observar como registrar “cómo se congelaba el lago año con año durante muchos siglos, mucho antes de que el cambio climático se convirtiera en un tema de discusión.”

Todo comenzó al monitorear la evolución del clima como parte de la leyenda acerca del dios Takeminakata que cruzaba el lago para visitar a la diosa Yasakatome. Los registros mostraron que entre 1443 y 1683, el congelamiento del cuerpo acuático fue cambiando de manera casi imperceptible: se fue retardando 0.19 días por década. Y no fue sino hasta después de la Revolución Industrial que tanto el invierno como el congelamiento llegaron 4.6 días más tarde por década; es decir, unas 24 veces más rápido que durante la época preindustrial. Entre las principales causas que que se relacionaron con este fenómeno fueron factores locales como el incremento de la población humana, el cambio del uso de suelo, la administración acuática de Suwa y Torne, los patrones generales de las estaciones del año, etcétera…

Para los sacerdotes, estas evidencias sólo corroboraron la intervención humana sobre el planeta, provocando siglos después una serie de consecuencias graves a nivel ambiental, ecológico, social y económico. El ejemplo más evidente es el Lago Suwa, el cual sólo se congela la mitad de los inviernos –en vez del 99 por ciento de las ocasiones que solía suceder– debido a la influencia de las emisiones del dióxido de carbono, la alteración en la temperatura y el cada vez más evidente cambio climático. Y esto, a su vez, genera una serie de alteraciones negativas en el medio ambiente y la vida de los locales como por ejemplo la erosión del suelo, la pérdida potencial de actividades de invierno y de comercio local –como el transporte, turismo, pesca, skii, entre otras–.

Sin embargo, estos monitoreos fueron realmente recolectados por fines económicos y religiosos, pues pretendían ser testigos del renacimiento de la leyenda en que el Takeminakata caminaba por el lago para ver a Yasakatome: en teoría, los pasos del dios sobre el hielo dejaban muestras sinusoidales conocidas como omiwatari. Para los sacerdotes, este evento tan esperado se trataba de un proceso de purificación anual, usado como una señal para la agricultura, la temperatura y el porvenir de la región…

Cambios en la rotación de la Tierra incrementarán sismos de alta magnitud en el 2018, según científicos

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 12/31/2017

Investigadores encuentran ciclos en los que la actividad sísmica aumenta en relación a la disminución en la velocidad de rotación de la Tierra

Varios científicos han advertido que en el próximo año se podría presentar un importante aumento en el número de terremotos devastadores en el mundo, fundamentalmente debido a variaciones en la velocidad de rotación de la Tierra. 

Los investigadores Roger Bilham, de la Universidad de Colorado y Rebecca Bendick, de la Universidad de Montana, han encontrado una relación entre la rotación de la Tierra y la actividad sísmica. Aunque las fluctuaciones en la velocidad de la rotación son pequeñas, con tan sólo cambiar la duración del día por un milisegundo se pueden presentar descargas de vastas cantidades de energía telúrica, que aparentemente afectan el flujo de metales líquidos en la litósfera. Antes se ha observado que los cambios en la velocidad de rotación tienen efectos en el campo magnético del planeta. 

Los investigadores estudiaron terremotos de magnitud 7 o más desde 1900 y encontraron cinco períodos de incremento extraordinario en los que se produjeron de 25 a 30 terremotos de alta magnitud al año, mientras que el resto del tiempo el promedio fue de alrededor de 15. Luego estudiaron los cambios en la velocidad de la rotación terrestre y descubrieron una correlación entre  la disminución de la velocidad y fuertes sismos. La rotación de la Tierra presenta leves cambios que pueden ser medidos con relojes atómicos. La Tierra lleva a cabo períodos de más o menos 5 años en los que alenta su velocidad, los cuales ocurren en lo que parecen ser ciclos de 32 años. Estos lapsos de 5 años suelen ser seguidos por años desastrosos en términos de terremotos. La Tierra empezó uno de estos períodos hace más de 4 años, según los investigadores.

"El año que entra deberíamos de ver un significativo incremento en el número de severos terremotos. La hemos tenido fácil este año. Hasta el momento sólo ha habido seis terremotos severos. Podríamos fácilmente tener 20 empezando el 2018", dijo Bilham. Los investigadores señalan que el incremento de la actividad sísmica podría durar unos 5 años.

No se sabe bien en dónde sucederán estos terremotos, pero las zonas cercanas al ecuador han sido en el pasado las más sensibles a los cambios en la duración del día.

Actualmente no existen métodos precisos para predecir terremotos, así que de confirmarse esta investigación, al menos tendríamos algo así como un período de 5 años de preparación global. 

 

Con información de The Guardian