*

X

Los hombres dicen que les atraen las mujeres inteligentes, pero en realidad no tanto, según estudio

Sociedad

Por: pijamasurf - 12/05/2017

¿Por qué se sienten intimidados los hombres ante las mujeres inteligentes?

Un artículo científico publicado en el 2015 mostró algo un tanto inquietante: los hombres admiran la inteligencia femenina, pero cuando la tienen muy cerca se intimidan o la rechazan. Aunque claro que esto es a nivel general, estadístico, no en todos los casos sucede así.

Investigadores de la Universidad de Buffalo mostraron que cuando un hombre entra en contacto con una mujer hipotética que demuestra habilidades intelectuales, la inteligencia hace que la evalúen como más atractiva. Pero cuando interactuaban con la mujer compitiendo por algo, entonces dejaba de ser tan atractiva.

Los investigadores sugieren que, cuando se evalúa a una persona a la distancia, se prefieren abstractamente que tenga más cualidades deseables, más cantidad de inteligencia, etcétera. Pero esto cambia cuando se evalúan a personas cercanas: "cuando las mujeres estaban psicológicamente cerca, los hombres mostraron menos atracción a las mujeres que se mostraban más inteligentes que ellos". 

Así que, tal vez la inteligencia de una mujer, hace que un hombre se sienta amenazado porque su inteligencia pone en entredicho su poder.

Ahora bien, quizás las cosas serían distintas si se interactúa con una mujer más inteligente pero en un entorno de no competencia. Algo que quizás para muchos hombres sería muy difícil ya que son educados para desarrollarse fundamentalmente a través de la competencia. De cualquier manera, sería interesante un mismo estudio en el que no hubiera competencia o asomo de estar participando en una actividad de competencia. Donde se pudiera sólo disfrutar de la inteligencia pura. Para las mujeres la inteligencia es un importante afrodisíaco en los hombres, pero no más que el poder, lo cual es tal vez la razón por la cual el hombre se siente amenazado por la inteligencia de una mujer. Acaso cree que perderá poder y el atractivo del poder. Y también se podría argumentar que sólo los hombres estúpidos no se ven atraídos por las mujeres inteligentes, ya que la inteligencia de una pareja puede obviamente rendirles beneficios, si tan sólo son capaces de aceptar no ser el "cerebro" de la relación.

Hablar más de 1 idioma altera la experiencia del tiempo

Sociedad

Por: pijamasurf - 12/05/2017

De acuerdo con los lingüistas Emanuel Bylund y Panos Athanasopoulos, quienes realizaron un novedoso estudio en torno a esta problemática, el bilingüismo y poliglotismo tienen un efecto curioso en la percepción de la realidad

El lenguaje –su gramática, tono e incluso mensajes– es uno de los elementos imprescindibles que estructuran la realidad de una civilización. Se trata de un molde que brinda una estructura a aquella información que entra al cuerpo, pasa por un proceso de codificación-decodificación y resulta en una emoción, sentimiento, pensamiento o creencia. Por tanto, valdría la pena cuestionarse sobre el impacto que puede generar el bilingüismo o poliglotismo en la estructuración misma del cerebro.

De acuerdo con los lingüistas Emanuel Bylund y Panos Athanasopoulos, quienes realizaron un novedoso estudio en torno a esta problemática, el bilingüismo y poliglotismo tienen un efecto curioso en la percepción de la realidad. Es decir que dependiendo del contexto lingüístico en que un individuo crezca, éste creará y sentirá la noción del tiempo de manera diferente. Es como si de ello dependiese la estimación de la duración de los eventos, evidenciando en consecuencia la influencia de factores lingüísticos en la flexibilidad cognitiva de un individuo.

Esto sucede debido a un fenómeno inconsciente llamado code-switching –intercambio de códigos–, en donde los diferentes idiomas encarnan diferentes premisas y modos de organizar al mundo que nos rodea. Es por esta situación que, según Bylund y Athanasopoulos, los bilingües o políglotas son capaces de extender sus propias nociones del tiempo, imaginación y cognición: “Las diferencias en la manera en que se visualiza el tiempo en la mente afectan cómo se perciben los eventos”. Los autores ejemplifican con los siguientes casos:

Aquellos que son bilingües de aymará [Perú] y castellano –una lengua con una noción hacia el futuro por delante, como el inglés– tienden a considerar el futuro dirigiéndose hacia adelante, mientras que aquellos sin conocimiento del castellano lo hacen en dirección opuesta –en concordancia con el patrón temporal del aymará– cuando se habla del futuro. El chino mandarín utiliza un eje temporal vertical junto con uno horizontal. La palabra xià –abajo– es usada para hablar sobre los eventos del futuro, cuando se refiere a ‘la próxima semana’ un chinoparlante literalmente dirá ‘la semana de abajo’. La palabra shàng –arriba– es usada para hablar sobre el pasado –por lo que ‘la semana pasada’ se vuelve ‘la semana de arriba’. Esto afecta la manera en que los observadores perciben el desarrollo espacial de un proceso de envejecimiento.

Por esta razón, los investigadores consideran que las diferencias lingüísticas ejercen efectos biopsicológicos en una mente bilingüe o políglota: “Alteran la manera en que un mismo individuo experimenta el pasaje del tiempo dependiendo del contexto lingüístico en el cual está operando la mente”. Por ejemplo, vuelven a retomar los autores:

Los parlantes de inglés y sueco prefieren marcar la duración de los eventos utilizando distancias físicas –a short break, a long party–. Pero los parlantes de griego y españoles tienden a marcar el tiempo usando cantidades físicas –un pequeño descanso, una fiesta grande–. Los parlantes de inglés y sueco ven el tiempo en una línea horizontal, una distancia a viajar. Pero los parlantes de castellano y griego lo ven como una cantidad, un volumen que ocupa un espacio.

Mientras tanto, los bilingües parecen ser más flexibles. En especial, como mencionan los autores, en el caso de los parlantes de español y sueco: “Cuando se encuentran con la palabra sueca de duración –tid–, estiman al tiempo utilizando una línea métrica. Cuando se encuentran con la palabra castellana de duración, estiman al tiempo basándose en un contenedor de volumen”. Parece ser que aprender una nueva lengua permite estar en sintonía con las dimensiones perceptuales. Además, esta flexibilidad permite una mayor dinámica cognitiva, sugiriendo un mayor desarrollo de herramientas en relación con el aprendizaje, la atención múltiple y la salud mental.