*

X

¿Eres alto, hermano mayor y te gustan los gatos? Pues quizá eres más inteligente que la norma según esta revista

Ciencia

Por: pijamasurf - 12/21/2017

Existe una serie de características particulares de las personas que gozan de algún tipo de inteligencia superior a la norma

Quizá no hay concepto con mayor variabilidad de interpretaciones y mediciones que el de la inteligencia. Se ha relacionado con el éxito y la felicidad, el óptimo desempeño en la formación educativa y el tan popular Coeficiente Intelectual –CI–. Sin embargo, conforme han pasado los años y los investigadores en psicología de la educación han tratado de indagar, se ha descubierto que existen múltiples tipos de inteligencia como los descritos por Thomas Armstrong: la lingüística, lógico matemática, espacial, cinético-corporal, musical, interpersonal, intrapersonal, naturalista y emocional; diferentes perfiles de alumnos, como los superdotados, los talentosos –simples, múltiples, complejos académicos o artísticos, conglomerados–, los precoces, etcétera.     

Esto quiere decir que la inteligencia es tan compleja que no se puede minimizar en simples categorías, y mucho menos en un CI que representa la inteligencia matemático-lógico de la academia. No por ello se ignorará que existen una serie de características particulares de las personas que gozan de algún tipo de inteligencia superior a la norma. De acuerdo con un artículo publicado en Business Insider, esta es una lista de las peculiaridades que la gente inteligente –o al menos más inteligente que la norma– comparte:

– Duermes tarde trabajando o estudiando. Parece ser que esta práctica de sueño se ha asociado con un nivel alto de CI, en comparación con personas que se despiertan a tempranas horas de la mañana.

– Eres introvertido. De acuerdo con BI, muchos introvertidos sufren de ansiedad social y no se atreven a hablar pues el pensamiento va mucho más rápido que su habilidad motriz. Ésta es, de hecho, un rasgo de inteligencia.

– Fuiste amamantado. Se ha asociado en varios estudios científicos la superdotación y talentos con haber sido amamantado durante los primeros meses de vida. Incluso existe una correlación entre una vida exitosa y esta práctica de crianza.

– Tienes un gato. Un estudio del 2014 encontró que las personas que prefieren a los perros tienden a preferir estar en el exterior, mientras que aquellas que prefieren a los gatos poseían un CI más elevado. Esto quizá se deba a que los dueños de los gatos elijan pasatiempos más intelectuales.

– Has usado drogas recreacionales. En 2012, un estudio encontró una relación entre un alto CI en la infancia y el uso de drogas ilegales en la adultez. Esto sugiere una correlación entre un alto CI infantil y la adopción de conductas de riesgo.

– Estás delgado. Un cuerpo delgado se encuentra fuertemente relacionado con una mente saludable. En 2006, un estudio francés encontró que las personas con obesidad podrían recordar 44 por ciento de las palabras en una prueba de vocabulario, mientras que aquellas delgadas, el 56 por ciento.

– Eres zurdo. Un estudio reciente ha asociado a los zurdos con un “pensamiento divergente”, una forma de creatividad en la que surgen ideas novedosas en la inmediatez.

– Eres alto. Un estudio de Princeton encontró que “desde la temprana edad de 3 años –antes de la escolarización– y durante la infancia, los niños altos tienen un buen desempeño muy significativo en pruebas cognitivas.”

– No fumas. Un estudio del 2010 en 20 000 hombres jóvenes encontró que el promedio de entre 18 y 21 años que eran fumadores tenían un CI de 94, y los no fumadores, 101.

– Tienes clases de música. Un estudio del 2011 encontró que la inteligencia verbal de entre 4 y 6 años de edad puede incrementarse después de un mes de clases de música.

– Eres el mayor de los hermanos. Los hermanos mayores son usualmente más inteligentes, y no se debe a la genética. Un estudio del 2007 sugirió que se debe a la psicología y dinámica familiar.

La espectacular lluvia de estrellas de las Gemínidas, 13 y 14 de diciembre, 2017

Ciencia

Por: PijamaSurf - 12/21/2017

Una de las más abundantes lluvia de estrellas del año, la Gemínidas podrán vislumbrarse el 13 y 14 de diciembre

Para Carl G. Jung, unas de las figuras inminentes del psicoanálisis, las cuatro estaciones del año representan el ciclo de vida de los humanos: la primavera, la infancia; el verano, la adolescencia y adultez; el otoño, la adultez mayor; y el invierno, la senectud. Sin embargo, también pueden relacionarse con el ciclo de vida –inicio, clímax, decadencia y final– de cada relación de pareja, proyecto laboral o algún momento característico. Es decir, son la representación simbólica de la vida que goza a veces de sequías, inundaciones, abundancias o pequeños regalos de la naturaleza.

Ahora en esta última etapa del ciclo del año, el invierno, hay ocasiones en que la naturaleza brinda destellos de ilusión. Un ejemplo de ello no es sólo el solsticio, también las lluvias de estrellas que tendrán lugar en este último mes del año. Para el 13 y 14 de diciembre, caerán más de 100 estrellas por hora. Se trata de una lluvia de las estrellas Gemínidas, la cual goza de cierta popularidad en la astronomía ya que puede observarse desde cualquier punto en la oscuridad total. Y en caso de que el clima esté en buenas condiciones, se posarán más de 100 meteoritos por hora ante nuestros ojos. Las Gemínidas, provenientes en locación aparente de la constelación de Geminis, son algunas de los meteoros más populares para aficionados.

Las Gemínidas son en realidad el resultado del colapso de la Tierra con los restos cósmicos del asteroide Phaethon -un cometa que deja a su paso un camino de polvo y partículas en dirección al Sol-, el cual puede visualizarse como un estallido de luz. Y para el 22, la lluvia de estrellas de Úrsida tendrá lugar momentos antes del amanecer y del solsticio de invierno. Al igual que las Gemínidas, está lluvia de estrellas podrán verse en un lugar con poca contaminación lumínica; sin embargo sólo se verán diez meteoritos por hora pues para esa fecha, la Luna se encontrará iluminando los cielos en todo su esplendor. Lo ideal es encontrar un cielo oscuro para notar las estrellas fugaces.  Después de todo, ¿qué mejor manera de cerrar este ciclo que con un regalo de la naturaleza que cumple los deseos y nos hace estar en plena consciencia de la vida?