*

X

13 preguntas que te llevarán a la inminente ruptura amorosa

Sociedad

Por: pijamasurf - 12/31/2017

"Nuestro hogar se está incendiando. ¿Qué sería la única cosa que agarrarías antes de escapar de las llamas?"

Hace más de 20 años, el psicólogo Arthur Aron logró que dos extraños se enamoraran en su laboratorio mediante 36 preguntas que promovían la intimidad entre dos personas: se trataba de un hombre y una mujer heterosexuales que entraron por puertas separadas en un laboratorio, se sentaron cara a cara y empezaron a realizar la serie de preguntas personales, después se vieron a los ojos en silencio durante cuatro minutos. El experimento resultó en que seis meses después, los dos participantes se casaron e invitaron a todo el equipo del laboratorio a la ceremonia.

En los últimos años este experimento se viralizó, y así se desarrolló otro con el objetivo de llevar a la ruptura de una relación. Es decir que con una serie de preguntas, cuidadosamente analizadas y estructuradas, puede llegar a desaparecer el amor de entre dos personas… ¿O no?

Sigue las siguientes instrucciones antes de continuar con las preguntas:

Mientras que uno lee cada pregunta en voz alta, el otro se queda en silencio escuchando. Sólo escuchando.
Es importante responder a cada pregunta en orden.
Las preguntas están divididas en tres etapas, cada una de las cuales puede durar cinco minutos.
No puede acelerarse el proceso ni responder con una evasión o a la defensiva.
En caso de no terminar cada parte, será la responsabilidad de quien se encuentra respondiendo.
Después de terminar todas las preguntas, pasen cuatro minutos viéndose en silencio.

¿Listos?

 

Primera parte

1. ¿Cuál de mis hermanos (as) consideras más atractivo (a)?

2. Si tuvieras que morir mañana, ¿quién y cómo te gustaría que te matara?

3. Nombra 4 mil cosas que no tenemos en común.

4. ¿Cómo se ve el interior de un gimnasio? (No se puede buscar en internet)

 

Segunda parte

5. ¿En dónde está el control de la televisión?

6. Si tuvieras la oportunidad de traer paz en Medio Oriente, ¿serías capaz de hacer el mismo proceso contigo mismo?

7. No está debajo del sillón… Tú lo tenías la última vez. ¿En dónde está?

8. No quiero envejecer contigo.

 

Tercera parte

9. Nuestra casa se está incendiando… ¿qué sería la única cosa que tomarías antes de escapar de las llamas?

10. ¿Consideras que una barra para la cortina de baño se comprará y se instalará sola?

11. Si pudieras regresar en el tiempo, ¿te gustaría quedarte ahí?

12. Si fuéramos los últimos miembros del planeta, ¿quién crees que querría terminar la relación y por qué?

13. ¿Deberíamos de tener sexo ahora?

 

También en Pijama Surf: ¿Cómo saber cuándo vale la pena salvar una relación o cuándo es realmente tóxica? Profesor lo explica

En la temporada navideña la gente tiene más sexo por esta razón

Sociedad

Por: pijama Surf - 12/31/2017

Investigadores registran un incremento notable de encuentros sexuales durante las fiestas navideñas

Villancicos, consumo emotivo, mucha comida y también mucho sexo son algunos de los ingredientes que caracterizan la navidad. Más allá de factores meteorológicos o ambientales, la incidencia cultural en nuestros ciclos sexuales es mayor de lo que muchos supone y la navidad es un buen ejemplo de esto último. 

Investigadores de la Universidad de Indiana y del Instituto Gulbenkian de Ciencia en Portugal, notaron que durante la temporada navideña el uso de la palabra sexo en Twitter aumenta notablemente; lo mismo ocurre con las búsquedas en Google que incluyen dicho término. En pocas palabras, durante esta temporada el sexo está literalmente en el aire –algo que se confirma con el número de nacimientos que se registran 9 meses después de la segunda mitad de diciembre-.

Curiosamente esto ocurre sobretodo en los países más católicos, es decir, en aquellos en los que efectivamente se celebra la Navidad. Al respecto existen diversas hipótesis que apuntan a un ánimo más generoso (incluyendo los afectos corporales), al hecho de que a fin de cuentas se trata de una fiesta que celebra el natalicio de Jesucristo y a que las personas tienden a ser más amorosas –lo cual, por lo visto, incluye una intensificación en el intercambio de fluidos–. 

Lo que queda claro es que la cultura en realidad sí influye en la sexualidad –más allá de lo biológico–, y que muchas personas en este preciso instante están "demostrándose" su amor.