*

X

Científicamente, este es tu mejor perfil para un retrato, selfie o cualquier otra fotografía

Ciencia

Por: pijamasurf - 11/25/2017

Si te preguntas cuál es tu mejor perfil para las fotografías, la ciencia tiene una respuesta

En la era de la selfie, quizá más de una persona se pregunte cuál es el mejor perfil para autorretratarse, cuestión que la mayoría de las ocasiones se responde por medio de la experimentación, es decir, el ensayo y el error, pero que también tiene una inesperada explicación científica.

De acuerdo con Simone Schnall, especialista en psicología social y experimental por la Universidad de Cambridge, mostrarnos en retratos y otras fotografías afines con nuestro perfil derecho puede ser la mejor opción a elegir.

Según sus observaciones, existe una tendencia de interpretación del espacio y de una imagen, simultáneamente psicológica y cultural, que nos lleva a atribuir ciertas cualidades específicas a las personas cuyo retrato muestra su perfil derecho, en especial, dinamismo y apertura de mente y espíritu.

Vincent van Gogh, Autorretrato con oreja vendada (1889)

En el caso opuesto, las personas que se muestran desde su lado izquierdo suelen ser “leídas” como más cerradas o conservadoras, como en esta pintura de Pablo Picasso (Femme aux bras croisés, 1902):

Sea como fuere, quizá sea una hipótesis que puedes poner a prueba, ¿no crees?

 

También en Pijama Surf: 20 técnicas de composición que mejorarán sustancialmente todas tus fotografías

Los humanos sienten más empatía por los perros que por otros seres de su misma especie

Ciencia

Por: pijamasurf - 11/25/2017

Esta situación puede explicarse tomando en consideración que los sujetos visualizan a los perros no como animales, sino como unos “bebés peludos” u otros miembros de su propia familia humana

En caso de ser necesario, los perros fungen como herramientas terapéuticas en personas que requieren elaborar un duelo, incrementar herramientas afectivas como la empatía, o simplemente enfrentar el miedo a la soledad. Desgraciadamente, hasta ahora se se sabía poco sobre los efectos terapéuticos de orden psicoperceptivo que estas mascotas son capaces de brindar a sus dueños.

De acuerdo con un estudio realizado por investigadores de la Universidad Northeastern, de Boston, publicado en Society & Animal Journal, los humanos son capaces de experimentar más empatía por los perros que por otros humanos. Para llegar a esta conclusión se realizaron análisis a 256 estudiantes, a quienes se les presentaban dos casos: un humano y un perro siendo golpeados con un bate de béisbol por un personaje desconocido. Las víctimas, que podían variar entre un niño de 1 año, un señor de 30 años, un cachorro o un perro adulto, se encontraban con múltiples daños, una pierna/pata rota y en estado inconsciente.

Como resultado, los estudiantes realizaron un baremo del nivel de empatía en relación con cada una de las víctimas, y mostraron sentirse menos impactados cuando los adultos humanos eran las víctimas y más conmovidos cuando se trataba de bebés, cachorros y perros adultos. Según los investigadores, sólo uno de los estudiantes mostró bajos niveles de empatía cuando las víctimas eran bebés humanos y perros adultos.

Esta situación puede explicarse tomando en consideración que los sujetos visualizan a los perros no como animales, sino como unos “bebés peludos” u otros miembros de su propia familia humana. Es decir, el factor de la edad se encuentra presente y de manera significativa en relación a la especie: “Encontramos que hay un mayor nivel de empatía por las víctimas que eran niños humanos, cachorros o perros mayores que por aquellas víctimas que eran adultos humanos”.

Este factor es indispensable a la hora de transmitir la empatía hacia otros seres humanos: más allá de tan sólo una cuestión evolutiva, se trata de un método indispensable para la salud mental tanto de un individuo como de una sociedad entera, pues mientras mayor desarrollo empático y asertivo se genere en sistemas pequeños, como un hogar, una escuela o una colonia, mayor será el funcionamiento a nivel nacional.